martes, 22 de enero de 2008

Nueve de Julio: Cla-lauquen

Una de las cosas que siempre me ha resultado curiosa en la provincia de Buenos Aires es que muchas de sus ciudades tienen por nombre una fecha: Doce de Octubre, Veinticuatro de Febrero, Nueve de Abril, Veinte de Junio, Veinticinco de Mayo, Nueve de Julio o el Partido Tres de Febrero; y el caso es que con todo lo que pregunté y sobre lo que indagué estando allá nunca se me ocurrió preguntar por qué, se me despistó la pregunta, manda narices.

El caso es que mi amiga María, o Pepín, nació en una de estas ciudades fechadas, y el 22 de junio de 2006 me llevó a conocerla. La ciudad: Nueve de Julio, población cabecera del partido del mismo nombre y conocido antiguamente como Cla-lauquen (Las tres lagunas).

Cuenta la leyenda que dos hermanos pretendían los favores de una misma joven, una niña en realidad, que, queriéndolos como a hermanos y a ambos por igual, les pidió tiempo para crecer y aprender qué era el amor antes de tener que escoger al que debería ser su esposo. Llegaron entonces los hombres blancos de allende los mares (creo que no es necesario decir quiénes eran ni de dónde venían) y las tribus entraron en guerra contra el invasor. Pero los dos hermanos, con la impaciencia propia de la adolescencia, decidieron que no podían ir a la batalla sin haber dirimido antes quien se quedaría con la chica, y adentrándose en el terreno hasta llegar a un médano solitario se dispusieron a despejar la incógnita, lanzas en mano, en una lucha a muerte -eso sí, tras darse un abrazo fraternal, "como señal de que ni el odio ni el rencor animaban sus acciones". Finalmente, agotados, se alejaron de regreso al campamento pero no llegaron nunca, cayeron muertos cada uno en un paraje. Al amanecer los caballos aparecieron solos bajo los toldos de sus dueños con las monturas bañadas en sangre y la doncella, desesperada y presintiendo la tragedia, vagó buscándolos por la llanura hasta caer muerta, ella también. El viento socavó la tierra bajo los tres cuerpos y la lluvia lleno esos pozos creando tres lagunas, las tres lagunas que formaron Cla-lauquen, nombre que recibió esta región hasta que el 12 de febrero de 1864 Mariano Saavedra, gobernador de Buenos Aires, decretó la fundación de la ciudad con su nueva denominación.

Nueve de Julio está situada al sureste de la ciudad de Buenos Aires, a 262 Km. si la wikipedia no engaña, o a unas tres horas de viaje en utilitario de gama baja y respetando las normas de circulación.

María y yo emprendimos el viaje a media tarde, dos horas después de la que habíamos fijado en un principio, porque si el ejercicio de la puntualidad en España se practica poco, no les quiero ni contar en Buenos Aires, y condujimos, a turnos, por la Nacional 5, una de las dos únicas vías asfaltadas para llegar a la ciudad (la otra es la Ruta Provincial 65), atravesando enormes extensiones de tierra llana que mostraban una extensa paleta de ocres y rojizos con toques de verde esmeralda y azul, con muy poca o ninguna elevación en el terreno y encontrando aún menos ciudades por el camino. Y es que Argentina es lo que tiene, tierra, mucha tierra y muy poca gente en proporción para habitarla, la mayor parte de la cual está en la Buenos Aires capital federal. Pronto oscureció con lo que dejé de ver los colores del paisaje para descubrir el cielo de la noche argentina en las zonas rurales: millones de estrellas sobre un fondo negro como el azabache y extraordinariamente limpio de contaminación. Lo que sí que nos encontramos a menudo fueron controles de policía parando camioneros en ruta, hecho que me hizo recordar los controles que encontrábamos en la Nacional 340 de camino a Vinaròs y la poca gracia que nos hacía verlos, escondidos en una vía, con los faros apagados, esperando a su siguiente víctima. Las inspecciones policiales a camioneros, allá como aquí, son una constante y también forman parte del paisaje.

A la llegada a la ciudad era yo quien conducía y me di de bruces con otra constante en las vías argentinas: El asfaltado. El asfaltado de las calles nuevejulienses, sobretodo las de entrada a la ciudad, dista muchísimo de ser óptimo y está poblado de badenes y socavones que acompañados por la precaria iluminación, si no sabes donde están te los comes sin remedio. Y eso fue lo que ocurrió: al girar para adentrarnos en una de las avenidas de entrada atravesé de lleno un badén enorme que hizo que los bajos del coche rozaran contra el asfalto, o la ausencia de él. Todavía oigo los gritos de María dedicándome de todo menos piropos, mientras yo me acordaba de la familia viva y difunta del asfaltador, del técnico que mezcló los componentes para la fabricación del asfalto, del conductor de la apisonadora y de la climatología, en ese orden y con una clara y evidente animosidad.

Mi visita a Las Tres Lagunas fue, sobretodo social. Conocí a mucha gente y me reencontré con otra que ya había conocido en España, como Alejandra Arosteguy y Mabel “Bicho” Hayes, dos de las responsables del proyecto de teatro comunitario “Unidos de pie” de Patricios y “Cruzavías” de Nueve de Julio y creadoras, entre otras cosas, del “D y D” (Desayuno y Descanso), a las que conocí en el IX Encuentro de Mujeres de Iberoamérica en Cádiz. Entre los nuevos conocidos tengo que destacar a Graciela Gómez, la muy activa y dicharachera profesora de plástica de la Escuela de Estética, que me explicó que el "carajo" era el lugar de un navío, situado en el palo mayor, donde se colocaba el vigía para avistar el horizonte, de ahí la expresión "vete al carajo!". Buscando en el Coromines el origen etimológico del término no he encontrado mención sobre este origen, pero queda anotado por el autor que no tiene la menor idea de cual es la procedencia exacta del término, con lo que ésta bien podría ser una y además elimina el elemento sexual de la expresión. También conocí a Andrea Bérgamo, una de las principales responsables de que “La Sal de la Vida” se representara en esta ciudad, junto a María y Lali Odello, profesora de teatro de la ya mencionada Escuela de Estética y que me dio la oportunidad de conocer la escuela y a sus alumnos y alumnas. Y a Noelia, una mina con un sentido del humor exquisito y una fortaleza extraordinaria, y la artesana que me abasteció de “saumerios” (tiras de incienso) para toda una vida y me fabricó dos magníficos caleidoscopios hechos con tuberías de la industria argentina que, tras atravesar sanos y salvos el Atlántico, hicieron las delicias de Irene, mi putativa, y de algun que otro amigo o amiga que se quedó “emparrado” mirando a través de ellos. Más breve pero igualmente interesante fue mi encuentro con Mariana, una de las mejores amigas de María, madre y mujer dulce donde las haya, y Chi con quien mateé largo y tendido, durante toda una noche, escuchando la radio “desde la laguna”. No me olvido, por supuesto, de los señores Bérgamo: Roberto y Bibi, ni de Mamá Martha; a ellos, como al “Equipo Ditirambo” les reservo entradas en exclusiva en próximas entregas.

Y como no podía ser de otro modo visité la laguna, una de las tres lagunas de la leyenda, situada en el Parque del General San Martín de Nueve de Julio, donde contemplé uno de los atardeceres más preciosos que he disfrutado en mi vida, con el sol escondiéndose por el horizonte; trasformando en sombras los grandes árboles; tornando los ocres y los verdes en pardos y rojizos. El único sonido, nuestras pisadas sobre un manto de hojas otoñales, a lo largo del paseo por un parque desierto a esas horas. Y la calma, esa misma calma que sentía de niña, durante mis carreras por Mirambell, cerca del barranco, los domingos festivos, por la tarde, después de merendar y jugar a la cucaña.


7 comentarios:

María dijo...

Gayega de mi corazón: leí esto emocionada. te extrañamos en el pueblo! A ver cuando te vienes... que si esperas que alguno de nosotros vaya para allá, deberás esperar sentada...
Abrazos, besos y brindo a tu salud

gemma peris dijo...

Bueno, quedan más entregas. Espero estar a la altura y no horrorizarlos con mi relato.

Saluda a todos de mi parte, les mando un beso enorme y espero verlos pronto, porque sí, está visto que tendrá que ser Mahoma quien vaya a la Laguna, ;-). A ver si hay suerte y es pronto.

Un abrazo

Pepin o Maria dijo...

Querida Amiga: Que lindo que escribis, y que lindo como recordas, o lo que...dicho en criollo, espero ansiosa proximas entregas, y para desasnarte una vez mas, el nombre de la ciudad correspondfe al dia de la Independencia Argentina en 1816, patada en el culo a los españolitos...jejeje,Te quiero...

gemma peris dijo...

Genial. Gracias por la información.
Y ya que estamos, ¿las otras ciudades fechadas que evento celebran y/o representan? Nunca es tarde si la información llega ;-p

besos

Anónimo dijo...

Hola acabo de entrar derivado por la web a tu blog, lo loco es que soy de 9 de Julio y buscando cuestiones relacionadas a mi Ciudad enuentro a alguien que alguna vez vino a buscar el encuentro de nuestra historia ... te felicito y me halaga desayunarme con tu blog...

Daniel,,, dijo...

No me gusta ser anonimo..

gemma peris dijo...

Querido anónimo, ya conocido como Daniel:

Gracias por tu comentario. Espero, en un futuro no muy lejano, volver a visitar y seguir recopilando información de ese país del cono sur que tanto me apasiona y sobre el que seguiré anotando, seguro, en este espacio. Bienvenido a La Zanguanga.

gp